lunes, 19 de diciembre de 2011

Sentimientos sin serie



Este es Nao  un robot -el primero del mundo capaz de crear y mostrar emociones-. Puede también establecer vínculos con la gente que ve según la forma cómo lo traten. Cuanto más interactúa con alguien, más aprende Nao sobre el ánimo de una persona y más fuertes se vuelven sus vínculos.
Nao fue programado para imitar la habilidad emocional de un niño de un año, aprender e interpretar detalles específicos de los seres humanos y responder en consecuencia. Nao puede ser programado también para tener distintas personalidades.
Yo y tú tenemos nuestra propia personalidad, nuestros propios sentimientos, únicos y particulares. No podemos ser comprados, ni programados, pueden intentarlo pero nuestra esencia y singularidad siempre prevalecerá contra todo pronóstico. Creo que es mucho mejor tendernos la mano, una cálida, que comprar una programada, bonita, de colores y fría.

3 comentarios:

Lucas dijo...

yo creo que no hacen falta inventar robots para comerciar con sentimientos, ya hay humanos que venden sus sentimientos al mejor postor.... aún así estamos nosotros... puro sentimiento!!

13 dijo...

el comercio como el dinero es un artificio, como tantos otros inventados por el humano, como los robots.Creo que aún no se ha podido crear un sentimiento de laboratorio y después venderlo.Bueno no del todo podemos generar situaciones químicas dentro del cuerpo que te hagan sentir que sientes algo parecido a un sentimiento. Pero cuando este efecto artificial pase, habrá sido solo eso artificial. Prefiero los que siento en la barriga de forma natural, saben más a buen jamón.

Lucas dijo...

jajajajajajajajajaja pero yo creo que si que se han creado sentimientos artificiales, como la envidia... a mi los sentimientos buenos me saben a salmorejo! o a vino....