miércoles, 28 de octubre de 2009

para los que aman

María Calas, mujer y la más grande diosa de la ópera, nos regaló su voz como instrumento para acercarnos a muchos de los sentimientos de la humanidad y sobre todo al que buscamos con tantas ganas, el que mueve el mundo, el amor.
Esta entrada es un regalo para los que siguen soñando en él y son capaces de atravesar con su corazón los kilómetros que hagan falta, las horas, los aviones, los caminos, las letras....

4 comentarios:

Southmac dijo...

Joder, te has puesto sentimental XD

Pero la Calas, hummmmm, inmensa.

gracias

kilometrica y submundos dijo...

La calas lo pasó fatal por amor, se le fue un poco la cabeza detrás del corazón, como a más de uno y una, porque me incluyo, nos ha pasado alguna vez. Soy bruta,pero romántica ¡vaya mezcla!la bipolaridad de alma es lo k tiene y claro esto no hay cómo taparlo

Anónimo dijo...

Gracias k, los románticos que no se achikan por 5047 km. hamad y el hombre de goma

kilometrica y submundos dijo...

todo por un arrosssito!!!!!ah y legumbres kon comino. Es cierto, el amor mueve el mundo, el hombre se arrodilla ante él.