jueves, 6 de diciembre de 2012

De la mano de David


No mires hacia abajo
todo está allí, arriba.
Y sí,
te habrás equivocado
pero ya conoces ese camino,
y si por un tropiezo no lo puedes sortear
tus bolsillos ahora están llenos,
repletos de piedras,
qué más se puede pedir:  eres el gemelo de David.

No hay comentarios: