viernes, 10 de julio de 2009

Tu vida es coincidencia y puro azar



Miras por la ventanilla del coche y ves a un tipo con los mismos pantalones que te compraste ayer, con el mismo cinturón y los mismísimos zapatos.
Tomas aire, ¿saldría a la luz de la vida el mismo día que tú? Pasas el semáforo y dos horas más tarde estás tomando una cerveza con la chica que conociste ayer. Lleva un bolso exactamente igual que el compraste a tu novia hace dos años. Parece que vuestros gustos andan caminos paralelos, tomas aire.
Cuando vuelves el lunes al trabajo, muerto, tu compañero te cuenta que irá el fin de semana a una casa en la sierra, justo en el mismo sitio donde tenías planeado ir con aquella chica que tanto te gusta, tomas aire.
Sales por la noche a tomar la cervecita de regulación termocoporalresacatardía y te encuentras con la chica que te gusta, va acompañada de una amiga que era a su vez la hermana de la amiga de tu exnovia, el círculo se contrae y entonces, tomas aire.
Has gastado unos 500 hipervatios de energía en tomar varias veces aire, en rellenar de electricidad tus circuitos neuronales para encontrar semejanzas y paralelismos entre los hechos, tus pensamientos y tus deseos. Vuelves a tomar aire y el azar, sigue su curso.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y es que la realidad está impregnada de ficciones que sólo pueden ser explicadas desde la poética.

el perro.

kilometrica y submundos dijo...

¿puede que vivamos en la ficción y que la realidad sea una abstracción creada por nosotros en la ficción para solucionar determinados problemas inacabados en esta? Vaya lio.Kilomerica

Anónimo dijo...

o que todo se fruto de las sustancias