sábado, 7 de noviembre de 2009

Descubrimiento, emoción y fuerza: HAUSHKA

2 comentarios:

Southmac dijo...

estamos totalmente otoñales. Yo también tenía una antena en la cabeza pero ya no está.

kilometrica y submundos dijo...

South el viernes escuché a Haushka con dos chelos, tocó en la Isla de Cartua.Música llena de ritmos múltiples y esdrújulos. Tenía el piano lleno de cosas, de alambres, de pelotas, de cacharros. Los metía entre las cuerdas y el sonido del piano era extraño casi electrónico. Si cerrabas los ojos te marchabas a paisajes lejanos llenos de agua, de espumas y montañas. Nunca había sentido algo así. Te kedabas envuelto en la música como queso derretido dentro de una tortilla francesa deliciosa.Yo me he arracado una antena no hace mucho, a mí me picaba y molestaba, la verdad. Ahora veo mucho mejor, creo que mi guitarra también suena más armoniosa y con menos interferencias.