domingo, 13 de diciembre de 2009

Lo que soy capaz de ver


Tengo dudas de lo que veo,
no por miedo, ni desconfianza,
sencillamente porque no conozco su medida.
Dicen que solo podemos ver aquello para lo que estamos capacitados,
el resto de lo existente puede pasar ante nuestras narices, roza levemente
la piel de nuestro brazo y nosotros, nada, cómo si tal cosa.
La programación con la que nos atesoramos durante la vida es la culpable, nos capacita para percibir, para sentir, para vivir.
A veces, abro los ojos para poder percibir con más claridad,
incluso por mi gran intuición siento que hay algo que se me escapa pero
que me afecta.
Así, miro hacia el horizonte dejando que todos mis sentidos queden abiertos a la luz
y sigo sintiendo, que algo se me escapa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace poco hablabas de las neuronas descubiertas en el estómago. Quizá debas escucharlas a ellas que están menos expuestas al bombardeo de información. A mí me cuesta mucho, mis razonamientos gritan siempre más fuerte aunque no lleven razón (o quizá por eso), pero quizá tu tengas más suerte. Un beso.
Buzo.

kilometrica y submundos dijo...

Buzo quería expresar que uno tiene una vida y parece que es la que tiene que ser, deseas lo que parece que deseas, pero existen otros mundos, en tu mismo entorno que tú no ves, o no eres capaz de desear ni sentir.Nuestra cultura, nuestro acervo vital configura nuestro comportamiento, nuestra percepción de las cosas y del mundo que vivimos o creemos vivir. Puedes tener un catarata al lado de casa pero si estás educado para no mojarte y no oir el agua no serás capaz de acercarte a ella, o tener curiosidad por saber de qué se trata. Deseo conocer y no tener límites que están en mí, es difícil pero creo que me enriquecería.

Anónimo dijo...

Boas lo decía así "el ojo es el órgano de la tradición".
Un besino del hombre de goma

kilometrica y submundos dijo...

Y el olfato el del amor, hombre de goma. Tengo el alma triste con esta luna, a ver si crece ya y dejo de tener nostalgia del aire, de su aire que solo era eso, aire.