jueves, 10 de diciembre de 2009

Mi pasión aumenta


espero que llegue la tarde. Me sentaré en la puerta de la casa y esperaré tu vuelta. Mi corazón ahora palpita, tan rápido, que no siento el ruido de las hojas caídas arrastradas por el viento ante mis pies. El otoño llega a su fín. Espero en la puerta de mi casa, con el alma levantada dos palmos sobre el suelo. Floto esperando tu llegada y escuchando con toda mi pasión a Dvorak, te espero.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Por fín encontré tu submundo! es tan kilométrico que no sé si podré concluir la travesía, pero cuanto más buceo por su lecho, más me gusta: habitan bichos fascinantes y lo mismo me tiro por los oscuros precipicios que acaricio esas llanuras de allí, claras y suaves. El horizonte es tan abierto que me dan ganas de correr.

kilometrica y submundos dijo...

Ando un poko perdida Dani, con tanto camino aunke mi bici va bastante rápido y me encanta sorprenderme, dar varias vueltas sobre mí...y zas¡ otro camino con música, eso sí.