lunes, 4 de enero de 2010

Sí, hicieron bien su trabajo

Pero si ni siquiera me ato los zapatos,
para no tener que agacharme y de soslayo ver el abismo que hay bajo mis pies,

ese espacio vacío con el que agujerearon mi alma los heraldo negros.

Pero si no miro el sol

y me levanto antes de que nada amanezca,

todos los días.

Voy corriendo de esquina en esquina, hora tras hora, para no oír la vida

que sale de las casas,

hasta llegar rendida a mi cama, bien entrada la noche,

y mi cuerpo al fin se refugie,

sin una pizca de sentimiento que pueda volver a rozarme.

Quién me llama, y para qué

Si los heraldos negros ya hicieron bien su trabajo

PINTURA
Simeon SolomonBritish, 1840 - 1905
Love in Autumn

5 comentarios:

Nikola Tesla dijo...

Seguro que a una chica como tú no le cuesta mucho recuperar la sonrisa aunque al poco la vuelva a perder. La vida es una onda senoidal, de lo que se trata es de controlar la frecuencia y sobre todo el período de dicha onda. Estos últimos son términos técnicos. Ah, me dice un conocido fanático que esa versión que has elegido de New Order es muy poco New Order, deberías cambiarla.

13 dijo...

Nikola gracias por animarme y al segundo desanimarme, parece que eres cercano a mí, ya que conoces la fluctuación de mi sonrisa. Quizás también conozcas mis sueños y sepas qué quiero decir con mi entrada. A mí no me sirve de mucho la técnica ni la ciencia para sonreir, se trata más de sentimientos y emociones que no sé si tú padre de la corriente alterna puedes adivinar. Los científicos concienzudos pasan demasiado tiempo en el laboratorio en vez de en la calle, donde está la vida, la emoción y la chispa.Y no pienso cambiar la versión de New Order es un remix, y a mi me gusta lo disco.

Cercenado dijo...

Parece que hay mucho de abismo personal en tus entradas últimamente. Mira que sabia actitud la de Emil Michel Cioran:
"Con mucha precaución merodeo alrededor de lo profundo, le sonsaco algunos vértigos y me escabullo como un estafador de abismos."
Cuídate, la oscuridad puede llegar a ser tan densa que no te deje encontrar una salida.

Nikola Tesla dijo...

Pues no, no soy cercano a tí. De hecho ni siquiera vivimos en la misma ciudad, aunque si la conozco. Lo que sé de tí es por este tu blog, y en el das muchas pistas sobre tu inestabilidad emocional. Tampoco sé cuales son tus sueños, dímelo tú. Y claro que la vida son emociones y estas están en las calles, pero no sirven estas para encontrarse a uno mismo, algo clave para que las emociones no nos superen. Y no te ofendas por lo de New Order, era una sugerencia de un amigo que le gustan mucho sus discos. Ánimo.

13 dijo...

La comunicación no siempre cumple los fines para los que se produce. Esta entrada viene a colación del poema escrito en 1918 por César Vallejo, De los heraldos negros:
Hay golpes en la vida, tan fuertes...Yo no sé¡
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma...Yo no sé¡
Son pocos; pero son...Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas; o los heraldos negros que nos manda la Muerte.
Son las cídas hondas de los Cristos del alma, de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrienteos son las crepitaciones
de álgún pan que en la puerta del horno se nos quema.
Y el hombre...pobre..pobre¡Vuelve los ojos, como cuando por sobre el hombre nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza, como charco de culpa, en la mirada.
Hay golpes en la vida, tan fuertes...Yo no sé.
-Kería expresar cierto dolor que he vivido, aunque un buen amigo mío dice que exagero y que en cinco meses habré olvidado estos k ahora llamo heraldos, él es muy listo así k le echaré cuenta.